Las diferencias (o no) entre revelar en Adobe Lightroom Classic y Adobe Lightroom

Una de las reticencias que tenemos muchos fotógrafos a la hora de pasarnos a la fotografía móvil es cambiar el programa con el que revelamos nuestros disparos. Así que me he puesto manos a la obra con una de las fotografías que he hecho con el iPhone 13 y la he revelado con ambos programas para buscar las diferencias. ¿Es el mismo motor? ¿Consigue los mismos resultados?

Adobe nos complicó mucho la vida cuando cambió la denominación de las diferentes versiones de Lightroom. Ahora mismo encontramos dos:

Adobe Photoshop Lightroom Classic: la versión de escritorio.


Adobe Photoshop Lightroom: la versión para dispositivos móviles.


Esta denominación ocasiona numerosos problemas a todos los que se compran la licencia para empezar a disfrutar de las bondades del programa. Cambian dos cosas importantes:

La interfaz.


La desaparición del catálogo en la versión para móviles.

Lo que complica mucho las cosas es que ambas versiones se pueden instalar sin problema en el ordenador. Y lleva a la confusión a mucha gente que espera encontrar una cosa y se termina perdiendo con otra… Con lo fácil que sería que recuperara el nombre original: Adobe Lightroom mobile…

Pero lo que más nos debe preocupar es saber si el motor de revelado es exactamente el mismo en los dos programas. ¿Se consigue exactamente el mismo resultado? ¿Será más fluido trabajar en el ordenador con la versión Classic que en el móvil con la versión propia? ¿Tendrá algo que ver en el resultado final trabajar con un procesador i7 7800 (sí, lo sé, no puedo actualizarme al W11) o con el procesador A15 Bionic del iPhone 13?

Los pasos a seguir en la prueba
A partir de una fotografía, hecha con el iPhone 13, he trabajado con ambos programas. Adobe Photoshop Lightroom Classic está instalado en un portátil HP con un procesador i7 y 16 GB de RAM y está conectado a un Benq SW240 calibrado. Adobe Photoshop Lightroom lo tengo instalado en un iPhone 13.

Para revelar he seguido paso a paso el decálogo de revelado del que tantas veces hemos hablado por aquí. El objetivo era tratar de conseguir el mismo resultado sin dejar de ser fiel a mi estilo.

Una vez revelados los archivos, los he abierto en Adobe Photoshop para hacer las comprobaciones que certifiquen si nos encontramos ante el mismo resultado o cambia algo. Los diez pasos son:

Ver la fotografía


Entender el histograma

Corregir los problemas ópticos del objetivo


Reencuadrar la fotografía

Compensar las dominantes de color


Luminosidad

Contraste


Ajustar el lado derecho del histograma

Ajustar el lado izquierdo del histograma


Aumentar la acutancia

Así que vamos a ver y comentar los resultados.

El resultado de la prueba


Aunque parezca mentira hay muy pocas diferencias entre ambos programas. Si os fijáis en la fotografía que abre el artículo es muy difícil encontrarlas.

El motor de revelado de ambas versiones es el mismo. La versión para móviles va disfrutando actualización tras otra, de las herramientas y funciones de la hermana mayor. Pero prescinde totalmente del catálogo, una de las virtudes más importantes del programa original desde mi punto de vista.

Todos los pasos del decálogo, y de cualquier flujo de trabajo que tengas, se pueden hacer exactamente igual en ambos programas. Solo cambia, como ya hemos dicho, la interfaz. Y el resultado es muy parecido.

La ligera mejora que podemos apreciar en la versión Classic se debe, sin lugar a dudas, por la precisión que permite trabajar con un monitor fotográfico y la capacidad de ver el nivel de umbral para ajustar al límite los blancos y negros más extremos.

Además en ambos casos la velocidad de respuesta ha sido prácticamente la misma. Es otro aspecto que me ha llamado la atención. Siempre he pensado que en el ordenador todo sería más rápido, pero hay que aplaudir a los de Adobe por la agilidad de la versión móvil. Supongo que con una mayor carga de trabajo se notará la diferencia.

Si juntamos ambas muestras en un solo archivo podemos jugar con los modos de fusión, en concreto con Diferencia, para ver más fácilmente si encontramos algún cambio.

Con el modo Diferencia comprobamos que la interpretación de la Corrección de lente es igual porque el archivo se va a negro. No hay cambio alguno entre las imágenes, lo que señala que el comportamiento es idéntico.

Y si hacemos, por ejemplo, una selección de toda la fotografía y aplicamos un Filtro>Desenfocar>Media para conseguir el color medio de la imagen podemos apreciar que las diferencias de luminosidad y dominantes son mínimas.

Así que podemos decir que ambos programas, siempre que revelemos con un flujo adecuado y con cabeza, consiguen exactamente el mismo resultado. Eso sí, la precisión será mucho mayor siempre con una buena pantalla calibrada.

Y tengo que añadir que me ha sorprendido mucho el resultado. Es verdad que siempre revelo, con la ayuda del histograma, para conseguir sacar lo que vi. Es la única forma de uniformizar los resultados. Y en este caso creo que es fundamental. ¿Pensabas que los resultados iban a ser tan parecidos?

Autor:FERNANDO SÁNCHEZ

Fuente:https://www.xatakafoto.com/trucos-y-consejos/diferencias-no-revelar-adobe-lightroom-classic-adobe-lightroom

Otras entradas que pueden interesarte

Aldo Calvez Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *