Cómo conseguir buenas fotos del otoño con nuestra cámara o smartphone

Ya es un hecho: se acabó el verano y ha dado comienzo el otoño, una época que suele asociarse a la nostalgia y la melancolía y nos trae días menguantes y climatología inestable. Sin embargo, también es una estación muy apreciada por los fotógrafos por sus posibilidades que facilitan obtener fabulosas imágenes de naturaleza y paisajes. Si estás pensando en salir a la calle a hacer fotos otoñales no te pierdas estos consejos para lograr que los resutados estén a la altura, ya sea utilizando una cámara o un móvil.

Que no te asuste la lluvia o el mal tiempo: las hojas caídas de los árboles, la lluvia, los ocasos tempranos y un cielo menos contaminado de lo habitual (gracias a la lluvia y el viento) son un escenario característico del otoño y muy apropiado para la fotografía. Eso sí, para que tus fotos alcancen un nivel superior nada como echar un vistazo a los siguientes consejos prácticos para sacar el máximo partido a las fotografías de otoño.

Por qué en otoño


Pero antes vamos a ver por qué el otoño es una gran época para hacer fotos. Es algo de lo que ya os hablamos pero conviene repasar las variadas razones que sujetan este argumento. Empezando porque los días se acortan, con lo que ni hay que darse un madrugón para capturar un amanecer ni tampoco esperar hasta muy tarde para disfrutar del ocaso y las horas mágicas.

Además, en esta época la luz incide desde una altura menor y con una trayectoria distinta (debido al eje de rotación de la Tierra), lo que hace que la luz sea especialmente hermosa, que los amaneceres y atardeceres duren más y que los cielos rojizos sean más frecuentes.

Como decíamos, los cielos en esta época tienen menos contaminación y son más claros y el clima resulta muy variado, con días lluviosos combinados con otros soleados o con grandes nubes. Por tanto, en una misma semana podemos tener una gran variedad de escenarios climatológicos que nos permitan obtener fotos igualmente variadas.

Por último, una de las cosas más características de esta época es la gran variedad de colores que podemos encontrar en la naturaleza, con predominancia de los tonos amarillos y rojos. Las hojas de los árboles caducos adquieren protagonismo, tanto por su cambio de color como por la alfombra que se suele crear cuando caen al suelo en zonas de arboleda.

Antes de salir a hacer fotos


Siendo, como venimos contando, una época de clima cambiante, antes de sacar la cámara/móvil y lánzarnos a la calle o al campo a aprovecharla tenemos que estar prevenidos: si el sol acompaña estupendo (aunque puede cambiar rápidamente), pero si está lloviendo o hace un día gris y lluvioso nada debe impedirnos salir a hacer fotos.

Por ello, debemos ir preparados para aguantar un día de agua y viento, con ropa de abrigo impermeable (una buena idea es la conocida «estrategia de la cebolla» —ya sabes, a base de capas—). La cuestión es poder soportar bajo la lluvia sin calarnos durante cierto tiempo, y también aguantar las grandes diferencias de temperatura que suelen producirse en esta época sin acabar pillando un resfriado.

En cuanto al equipo, es crucial protegerlo de las inclemencias con algún tipo de protección empezando por nuestra bolsa o mochila; si es un móvil bastará con llevarla en el bolsillo, pero ojo con que el pantalón no se empape y el dispositivo acabe también afectado por la humedad.

Por supuesto es ideal si podemos utilizar un smartphone o cámara sellada para aguantar bajo la lluvia sin problemas (en el caso de una cámara ojo que el objetivo también esté sellado), pero si no es el caso habrá que sacar móvil o cámara sólo lo imprescindible e ir guardándolo en las pausas, aprovechando para limpiar la humedad con un paño que llevemos preparado.

Cómo hacer buenas fotos del otoño


Por fin llegamos al apartado dedicado a aprovechar las grandes posibilidades que el otoño nos da a los fotógrafos. Lo cierto es que la mayoría no son especialmente técnicas sino que se basan en aprovechar las peculiaridades de esta época del año, por lo que son perfectamente aptas sea cual sea el dispositivo que vayamos a usar. Aún así, vamos a verlas y, si es el caso, discriminaremos cómo actuar dependiendo de si estamos usando una cámara o un terminal móvil.

La luz, siempre la luz


Hacer fotos es escribir con luz es un axioma de este arte que en otoño pasa a un primer plano. La luz del otoño tiene un color especial sobre todo durante el amanecer y el atardecer, con un tono dorado que incrementa el atractivo del paisaje y potencia sus tonos (más cálidos que nunca a causa de las hojas caídas).

Y si la luz es importante no lo es menos las sombras que produce, que en esta época se alargan y crean efectos muy atractivos; por ejemplo la luz que pasa con un ángulo muy bajo a través de los árboles de los bosques y las sombras que se crean a consecuencia de ello.

Usa el flash de relleno


Claro que a veces estas sombras no son favorecedoras, por ejemplo si caen sobre el rostro del sujeto principal de la foto. Para estos casos, y para los días especialmente grises, es recomendable utilizar el flash de relleno, que lo mismo puede evitarnos las desagradables sombras que ayudar a resaltar los colores apagados de alguna toma.

Y esto, evidentemente, lo podemos hacer tanto a través de la función de las cámaras que llevan flash incorporado (y que se llama precisamente así, «flash de relleno») como a través de la típica antorcha del móvil. Eso sí, hay que tener cuidado de no pasarse con la luz y que el resultado sea la típica imagen quemada o con perspectiva aplanada.

Cuidado al medir la luz


Estamos hablando de que en el otoño hay fuertes contrastes de luz, por lo que hay que tener cuidado a la hora de hacer las fotos para que la cámara o el móvil no se vean engañados en situaciones complicadas de iluminación, como un paisaje con nubes de tormenta o rayos solares que llegan directamente al objetivo.

Por eso es recomendable aprender lo que son los modos de medición de la luz y cómo utilizarlos en el caso de las cámaras. Y si disparamos con móvil, hay que tener cuidado donde mide la luz el móvil (lo notaremos porque esa zona estará correctamente expuesta) y rectificar si es necesario. También conviene probar los modos HDR (o similar) del dispositivo y procurar disparar en formato RAW (ojo, esto es válido también para cámaras) para tener margen en caso de que queramos recuperar zonas sobre o subexpuestas.

Aprovecha el bokeh


La estación otoñal es perfecta para sacar partido de técnicas como el bokeh, aprovechando el contraste de colores típico de esta época. Desde fotografiar alguna de las típicas hojas amarillentas desenfocando el resto de la imagen hasta aprovechar un fondo de colores cálidos para un retrato con el fondo desenfocado.

Si tienes conocimientos de fotografía ya imaginarás que esto es bastante más factible si usas una cámara especializada con un objetivo luminoso, pero también es algo que se puede hacer con un móvil (o cualquier tipo de cámara) siguiendo una serie de sencillos pasos o, en último caso, usando el modo Retrato del terminal o cámara.

Utiliza los filtros


Los filtros, entendidos en sentido amplio, son un recurso muy útil para las fotos de otoño. Empezando con el clásico filtro polarizador que, puesto en una cámara, permite mejorar el tono y los colores, potenciar el azul del cielo y resaltar las nubes otoñales. También puede ser útil un filtro de densidad neutra (y un trípode) si quieres conseguir un efecto seda del agua de una cascada, una técnica para la que el otoño es ideal ya que la luz es menos intensa.

Claro que también hablamos de los filtros que se pueden aplicar a las fotos tomadas con el móvil (y también con la mayoría de las cámaras) al estilo de los presets de Ligthroom, un excelente recurso para conseguir espectaculares imágenes con apenas unos clics.

Ojo con la composición


La composición es un elemento crucial en cualquier fotografía y ahí sí que importa poco el «artefacto» con el que estemos disparando la foto. Por supuesto en las fotos de otoño hay que cuidar mucho este aspecto aunque, lógicamente, con algunas particularidades propias de la época:

Busca elementos que enriquezcan


El paisaje otoñal tiene una serie de elementos típicos que pueden aportar interés a la fotografía; hablamos de cosas como las hojas y ramas caídas, las gotas de agua que humedecen el ambiente o las setas que aparecen por todos lados. Estos elementtos pieden aportar textura, añadir líneas o convertirse en patrones y, consecuentemente, permitirnos hacer más interesante la composición.

Otro elemento a tener en cuenta son los colores y su contraste, muy importantes en otoño pero donde podemos caer en el abuso de los tonos dorados y resultar repetitivos. Por eso, es importante jugar con el contraste y las diferencias de tonos buscando variedades diferentes de árboles y plantas (y otros elementos).

Aprovecha el agua


Puede usarse de muchas formas, una de ellas muy interesante es a través de los reflejos que se producen en los charcos típicos de lluvia otoñal, en el agua de lagos, fuentes, etc o en las ventanas, escaparates y el asfalto mojado de las ciudades. Lo importante es tratar de aprovecharlos y recordar que los reflejos pueden actuar como un espejo para revelar los intensos colores propios del otoño.

Por otro lado, la lluvia y sus efectos pueden convertirse en protagonistas de la imagen o potenciar la idea otoñal; Desde fotografiar la lluvia en un cristal o una barandilla, hasta captar la reacción de gente de una ciudad en un momento en el que empieza a llover; pasando, cómo no, por captar las pequeñas hojas de lluvia en una hoja caída.

Cuida la perspectiva y busca lo original


Esto es algo que vale para cualquier estación del año pero por su importancia hay que incluirlo. Hablamos de cosas como la necesidad de explorar distintas perspectivas en busca de encuadres sugerentes. Por ejemplo, las hojas caídas y los variados colores de los árboles en otoño hacen que sea bastante pertinente aprovechar la perspectiva diferente que ofrecen los planos picados y contrapicados.

Se trata de intentar ser originales y huir del típico paisaje otoñal (que tampoco es que sea malo). Por otro lado, recordemos que no todo es paisaje y pensemos que en otoño es fácil encontrar fondos difuminados que pueden ser el fondo ideal para un retrato o para un primer plano de algún objeto interesante.

Y con esto hemos acabado con nuestros consejos para obtener buenas fotos otoñales. Si los sigues estamos seguros de que estarás mejor preparado para salir a la calle a recorrer la ciudad, parques, bosques, captar su luz tan especial y «empaparte de otoño».

Autor:ÓSCAR CONDÉS

Fuente:https://www.xatakafoto.com/trucos-y-consejos/como-conseguir-buenas-fotos-otono-nuestra-camara-smartphone

Otras entradas que pueden interesarte

Aldo Calvez Escrito por:

2 comentarios

  1. siole
    25 septiembre, 2021
    Responder

    Oh que maravilla me pondre hacer esto a aver que tal me sale

  2. Marko
    25 septiembre, 2021
    Responder

    Me encanto esta noticia gracias por poner cosas nuevas y educativas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *