Elon Musk, ¿Controversial o Lunático?

twitter-elon-musk-715x405

Empresario, visionario, tecnólogo. Y también un cabeza loca. Cada vez que interviene públicamente Elon Musk (Pretoria, 1971) no es que suba el pan, es que pone a prueba la fortaleza de sus empresas y la paciencia de sus inversores. Su inapropiada actitud, muy distinta a lo que se esperaría de un empresario más ortodoxo, ha derivado en numerosos altibajos bursátiles.

Personaliza una esencia repleta de claroscuros. De su mente han surgido ideas brillantes. Es cierto. Algunas, como el proyecto de Hyperloop, un tren de súper alta velocidad que discurre a través de un tubo hermético, han abierto nuevas sendas para experimentar con el transporte. Otras, en cambio, han inaugurado una nueva era de la exploración espacial privada, como es el caso de SpaceX. Ni que decir tiene destacar los logros alcanzados en los nuevos modelos energéticos para el futuro de la Humanidad gracias a baterías, sistemas de autopilotaje y coches eléctricos. Tesla, sin apenas capacidad de producción, se ha convertido en una de las empresas de automóviles que marca el futuro del sector, superando incluso a General Motors en valoración bursátil.

tesla-k8h--620x349@abc

Pero todos esos proyectos pueden caer en saco roto por su actitud benévola, arrogante y fuera de lugar. El empresario sudafricano, que debería ser el mejor embajador de sus compañías, suele salirse de los cánones establecidos. Ni su elevado magnetismo le ha salvado para ser blanco de las críticas. Y la lista es demasiado larga: ha llamado violador y pedófilo a uno de los rescatadores de los niños del equipo de fútbol que se quedaron atrapados en Tailandia. Ha tenido enfrentamientos dialécticos en Twitter con muchas personas. Ha especulado con sacar a Tesla de Wall Street. Su última falta de seriedad: fumar marihuana y beber whisky cuando era entrevistado en un podcast para hablar de aviones eléctricos.

Personalidad extravagante

Tal vez haya implantado una nueva forma de marketing, convertirse en un ser peculiar que atrae a los focos, pero esa conducta le puede conducir a quedarse atrapado por su propia parodia. Y eso que se le había señalado como el gurú de la tecnología que nos debía llevar hacia un futuro mejor. Un mesías. Pero los genios, es posible, han sido también personas muy extravagantes. En una de sus biografías, Ashlee Vance le describe como una amalgama de inventores legendarios al nivel de figuras como Thomas EdisonHenry FordHoward Hughes Steve Jobs.

elon8-b047-8986e9552b0e

Bañado en una inmensa fortuna de 21 mil millones de dólares, Musk ha ido adentrándose poco a poco en un lado oscuro que le ha llevado a trabajar hasta 17 horas diarias, a tomar somníferos para poder dormir, a tener problemas de salud y a tuitear a horas intempestivas, como confesó en una hilarante entrevista en «The New York Times» en la que reconoció que su vida es un «infierno».

Otras entradas que pueden interesarte

Ronald Escrito por:

2 Comentarios

  1. Asdrubal
    10 septiembre, 2018
    Responder

    Bueno si yo tuviera la mitad de lo que el tiene, haria lo mismo

  2. Hector
    10 septiembre, 2018
    Responder

    “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *