La historia de Eliza, el primer bot conversacional

El primer programa diseñado para responder de forma automática y coherente lo que sea que le preguntemos, fue inventado hace más de 50 años.

Al igual que Siri, Alexa, Echo, Cortana y otros asistentes digitales, este primer programa conversacional de inteligencia artificial tenía nombre de mujer.

Se llamaba Eliza, en honor al personaje Elsa Doolittle de la obra Pigmalión, del dramaturgo irlandés George Bernard Shaw, que con ayuda de un profesor se transforma en seis meses de una vendedora callejera a una dama de la alta sociedad.

Eliza, la psicóloga

Eliza nació en Estados Unidos en 1966.

Fue idea de Joseph Weizenbaum, un profesor de informática del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que quería hacer una parodia de las preguntas que hacían los psicoterapeutas que seguían los lineamientos del psicólogo Carl Rogers, creador de la llamada «terapia centrada en el cliente».

AAya5vW

La idea de Weizenbaum era que Eliza conversara (de forma escrita) con su interlocutor de modo tal que diera la sensación de que lo estaba escuchando y de que empatizaba con sus problemas e inquietudes.

Con ello, quería demostrar cuán superficial podía ser la comunicación entre el hombre y la máquina.

Técnica

Para lograr una conversación no robótica, lo más semejante posible a un diálogo entre dos seres humanos, Eliza se valía de varios recursos.

Uno de sus secretos era reconocer palabras clave, para luego hacer preguntas referidas a dicho tema.

Por ejemplo, cuando el interlocutor mencionaba en su discurso la palabra padre o madre, Eliza reconocía que estaba hablando sobre la familia y luego hacía preguntas relacionadas con esa cuestión.

También tenía almacenadas frases hechas sobre una variedad de temas, que utilizaba al reconocer palabras clave, así como frases empáticas y de continuidad.

Estas últimas —como, por ejemplo: háblame más de eso, continúa, etc.— siempre resultaban útiles para dar la sensación de estar mostrando interés y hacer que el sujeto continuara hablando como si estuviese manteniendo una conversación real.

Si Eliza no encontraba palabras asociadas en su base de datos, echaba mano de frases como ¿Por qué dices eso? o ¿Estás seguro? y otras combinaciones de palabras similares.

Y, al igual que hacen muchos psicoterapeutas, daba vuelta la frase que uno le decía y la repetía, transformándola en una pregunta.

 

Fuente: https://www.msn.com/es-ve/noticias/tecnologia/la-sorprendente-y-poco-conocida-historia-de-eliza-el-primer-bot-conversacional-de-la-historia/ar-AAyahQg

Otras entradas que pueden interesarte

Richard Melendez Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *