El pionero que entendió la fotografía como pintura

Darío Villalba (San Sebastián, 1939 – Madrid, 2018) es un artista con mayúsculas que deja un legado —artístico y personal— difícil de resumir en unas líneas. Darío dio a luz una serie de ideas que modificaron la visión que una España, demasiado aferrada al pasado, tenía del arte contemporáneo. Ideas que compartimos y difundimos con él, desde hace más de 20 años, en España, en México y por esos mundos de Dios, como decía él.

Darío modificó el lenguaje a través de la técnica, siendo un pionero en entender la fotografía como pintura, aportando una visión muy contemporánea que, a principios de los años setenta iluminó la escena cultural. Justamente a principios de esta década, formó parte del Pabellón Español de la Bienal de Venecia con los famosos encapsulados, estas esculturas recogen con sabiduría el universo del artista, transgreden en forma y concepto, y recogen una sensibilidad extrema que conecta con distintas generaciones.

Y es que la obra de Darío es atemporal, su contenido y su forma transcienden al paso del tiempo, su lucha sigue vigente y sus victorias serán testigo del futuro. En Aquí, la que fuera su última exposición en la galería, se pudo comprobar el impacto que su trabajo tiene entre el público más joven.

Desde la libertad de un voyeur experimentado, ha sabido introducir el gesto pictórico en su vasto archivo de imágenes, los Documentos básicos, que podríamos definir como el alma de Darío, sobre los que ha desarrollado todo su trabajo.

Son muchos y muy valiosos los reconocimientos que obtuvo en vida, entre los que nos gustaría destacar; el Premio Internacional de Pintura de la XII Bienal de Sâo Paulo en 1973, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2002, o su más reciente presencia en la 14 Bienal de Lyon, que tuvo lugar hace menos de un año. En un reconocimiento relativamente temprano a su trabajo, formó parte de la exposición An International Survey of Recent Painting and Sculpture en el Museum of Modern Art, MoMa (Nueva York, 1984) y también en nuestro país el Museo Centro de Arte Reina Sofía, le dedicó una retrospectiva en 2007: Darío Villalba. Una visión antológica 1957-2007.

Darío Villalba ha disfrutado de una vida intensa y una madurez llena de ilusión, compartiendo su visión con quienes hemos podido disfrutar de su compañía y sus palabras.

Desde la galería seguiremos luchando junto con su familia y su fiel ayudante Álvaro para que su legado se conozca y comparta

 

Fuente: https://elpais.com/cultura/2018/06/21/actualidad/1529591915_201957.html

Autor: LUIS ADELANTADO

Otras entradas que pueden interesarte

Richard Melendez Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *