La fotografía conceptual

La fotografía conceptual nos ayuda a visualizar conceptos abstractos en representaciones bidimensionales. Esas ideas pueden ser un comentario social o una declaración política o personal. La imagen debe tener un fuerte impacto y llamar poderosamente la atención del espectador, para que pueda descubrir fácilmente el concepto que subyace.

Puede parecer un campo complicado en el que internarse… Es un género más bien abstracto que puede parecer vago o incluso confuso, pero no tan difícil como puede parecer. Hemos seleccionado algunos consejos para que pueda empezar a ver el mundo como un fotógrafo conceptual.

Man wearing a brain-control helmet, human brain-related experiments

Normalmente el concepto precede a la realización, y el primer desafío es encontrar LA idea. Para inspirarte puede hacer una lista de ideas o conceptos, usando tus sentidos y lo que te rodea como catalizador. Analiza tus emociones e intenta trasladarlas a un concepto. ¿Qué te ha hecho sonreír o te ha enfadado hoy?

People playing a business board game on a wooden table, one player is paying with banknotes, hands close up, top view

La fotografía conceptual hace uso de un montón de símbolos. Objetos cotidianos pueden transformarse en elementos centrales de tus composiciones, así que asegúrate de estar atento a lo que tienes a tu alrededor. Un coche de juguete o una galleta rota pueden ser el punto de partida de una buena idea.

Broken, heart, break.

Las imágenes conceptuales intentan ser sencillas, eliminando cualquier distracción superflua, para así dirigir la vista del espectador a la idea que importa. Intenta crear imágenes que sean fáciles de interpretar, sobre todo porque esa interpretación es subjetiva. Esas imágenes suelen ser menos exigentes técnicamente, pero más respecto al mensaje que estás intentando comunicar.

Young man gesturing hush with finger on lips

Otra opción es sobrecargar la imagen con símbolos, creando composiciones complejas. Esto puede ser un trabajo más intensivo, tanto para el fotógrafo a la hora de preparar la toma como para el espectador para interpretarla, pero hay ciertos mensajes para los que es la mejor solución.

elephant calm in a restaurant

Una vez que tengas la idea tendrás que plantearte cómo quieres trasladarla a una imagen. La estética global de la imagen tendrá un rol decisivo en la forma en que se percibirá. Una investigación sobre imágenes conceptuales puede resultar útil para ver qué se está haciendo, y qué funciona mejor. Presta atención a la iluminación, composición y encuadre de tu imagen, para minimizar las correcciones en postproducción. Como en todas las imágenes de stock, es bueno dejar bastante espacio en el encuadre para que se puedan poner textos (espacios negativos).

Creative idea concept - miniature photographer with vintage light bulb on open paper notebook

Las mejores imágenes conceptuales presentan soluciones sencillas para transmitir ideas complejas, y normalmente se hacen sólo unos sutiles retoques en postproducción para conseguir un resultado profesional. No serán tus habilidades técnicas las que puedan hacer o estropear la imagen, sino la imaginación y la capacidad de hacer sonreír (o afectar en general)  al espectador con una imagen cargada de simbolismo.

young man looking at an older himself in the mirror

Que tus imágenes sean directas y fácilmente comprensibles, o sutiles y ambiguas dependerá de tus motivos y estilo personal. Como siempre, céntrate en la imaginación y evita los clichés. ¡La originalidad es lo más importante!

 

Fuente: blogs.adobe.com

Otras entradas que pueden interesarte

Alexandra Ramirez Escrito por:

2 comentarios

  1. enrrique
    10 agosto, 2016
    Responder

    Buen concepto en los ejemplos 🙂

  2. Anthony
    10 agosto, 2016
    Responder

    Muy interesante el artículo, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *